Seguidores

jueves, 12 de agosto de 2010

Alguna vez caminé
por la cornisa de la vida
asomando de cuando en vez
la vista hacia la avenida.
Caían sueños al vacío
derrotando utopías.
Alguna vez caminé
por la cornisa de la vida.
Alguna vez mendigué
amor y alguna caricia
teniendo rota la fe
y destrozada la risa.
Morían las ilusiones
desterrando fantasías.
Alguna vez mendigué
amor y alguna caricia.
Alguna vez presencié
como el amor se moría,
desangrando lentamente
el corazón día a día,
abrumado por la furia
conque el destino venía.
Alguna vez presencié
como el amor se moría.

Hoy presencio como el sueño
-esa falacia tan mía-
me salvó de la derrota
escribiendo mis poesías.




4 comentarios:

  1. Que bonito...!!!, muy claro y profundo, se hace entender bien el sentimiento...me encanto!!!
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Muy bello poema. La poesía es nuestro país: universal, sin fronteras.

    Un abrazo
    Pedro

    ResponderEliminar
  3. Gracias Carla... siempre es grato encontrarte en este rincón...

    besitos!!!

    ResponderEliminar
  4. Gracias Pedro... así es... la poesía nos une... gracias a la vida por darnos esta posibilidad..

    abrazos

    ResponderEliminar