Seguidores

domingo, 26 de septiembre de 2010

En silencio

Que tu mundo es cruel?
Que tu mundo es triste?
El mío también.


No estás solo caminando por las gastadas calles de la vida.
No vas por este mundo sin nadie a tu lado.
Sucede que estás tan centrado en tu propio dolor que no acabas
de comprender que tu vecino de asiento está igual.


De pronto sientes deseos de conocer cuál es la razón de la tristeza
de quien está a tu lado y haces hasta lo indecible para comprenderlo
pero no puedes conseguirlo pues te habla en un idioma que no comprende?
También es habitual.
Porque cada quien tiene su propia singularidad y no siempre se habla el
mismo idioma... y aunque se hable el mismo idioma, se lo hace desde un
ángulo que no podemos comprender, porque nunca hemos estado en los
mocasines de esa persona.


Entonces comenzamos a lamentarnos. No te entiendo. No te comprendo.
No te expresas claramente. Y es larga la sentencia...


No necesito que me comprendas.
Acompáñame en silencio.
Así sabré que me respetas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario