Seguidores

viernes, 10 de diciembre de 2010

Amarse

 
El viento borró de un soplo
nuestras huellas de la arena
las antorchas encendidas
se apagaron como velas
mortecinas en la noche
dando vida a las tinieblas
donde murieron los sueños;
fantasías y quimeras
se durmieron en la estepa
donde moran los amantes
que reciben la condena
de pagar la única culpa
que se cumple sin reservas
amarse de cara al cielo
aunque así el honor se pierda.

2 comentarios:

  1. Hermoso y sentido poema en donde las olas de tu alma, se estremecen de cara al cielo. como bien dices.

    Un abrazo

    Verònica

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias Verónica por tu amable comentario. Estas caricias al alma siempre son bien recibidas.

    Un abrazo

    Stella

    ResponderEliminar