Seguidores

jueves, 10 de febrero de 2011

Una pena

 
 
Llevo en el alma una pena
que no viene de esta vida
y la llevo tan prendida
que por nada se desvela.
Llevo en el alma esa pena
como corona de espinas
como una antorcha encendida
como triste y cruel condena.
Llevo en el alma mi pena
que peca por atrevida
porque se cuela en mi herida
como canto de sirena.
Llevo en el alma esta pena
como púa escarnecida
como culpa merecida
que va rodando en novenas.
Llevo en el alma una pena
que ya es parte de mi vida
porque quien parte no olvida
y vive amando esa pena.

2 comentarios:

  1. Stella, ¡qué preciosidad!, ya me gustaría a mí saber escribir poemas con ese dominio de la métrica, rima y musicalidad.
    Encantado de leerte, guapa. Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Y a mi Juan... me gustaría tener tu acento para leerlas...
    siempre tan gentil... valoro mucho tus palabras...

    un abrazo enorme

    ResponderEliminar