Seguidores

domingo, 29 de mayo de 2011

Máscaras

La niña que aprende veloz su lección
de aprender a fingir
una u otra emoción
...
La niña que tiene que llevar su intención
de lograr ser feliz
en cualquier condición.
...
La niña que sufre con la ausencia de amor
y no puede elegir
pues no tiene la opción.
....
La niña que lleva en su pecho el dolor
ha de ser la mujer
que no sepa de amor.
...
La niña que no beba de la fuente el candor
ha de ser la mujer
que no sepa de amor.
...
Cuidemos nuestros niños

7 comentarios:

  1. ¡Hola, mi niña bonita! Me gusta mucho tu poema y también el libro que has puesto al lado. Muchas gracias,amiga, por hacerme publicidad. Un beso fuerte y feliz semana

    ResponderEliminar
  2. usted se lo merece amigo!

    que tengas una provechosa semana y vamos por la democracia real!

    un abrazo inmenso

    ResponderEliminar
  3. Querida Aguamarina:
    Es muy interesante como la sociedad impone a la mujer una manera negativa de relacionarse con sus sentimientos. Muchas veces la mujer no puede sacar fuera y lucir su lado femenino. Ojalá que las cosas cambien para bien y que todos, también los hombres, podamos sacar sin pudor nuestro lado femenino. Un placer leerte. Besitos.
    Tadeo

    ResponderEliminar
  4. tristeza inundan el alma de la mujer que de niña no tuvo amor,para cuando fuese mujer saber de que se trata,esta en nosotros los mayores,en sembrar amor en nuestros hijosbesos mujer

    ResponderEliminar
  5. Tadeo... gracias por tu reflexión. Tenemos la oportunidad de darles a nuestros niños la oportunidad de "ser" ... sueño conque las generaciones venideras puedan mostrar su esencia en toda su magnitud.

    un abrazo y gracias por estar!!!

    ResponderEliminar
  6. Carna... anoche escuché una conferencia unas palabras que decían aproximadamente así... tenemos dentro lo que un día nos pusieron y justamente eso es lo que luego sacamos... por eso es tan importante darles amor amor amor y más amor a nuestros niños!

    abrazos!

    ResponderEliminar
  7. Compartimos gustos, ideales, y también preocupaciones. Hay que cuidar mucho a los niños, para ahorrarles fracasos, delitos y enfermedades... que finalmente nos repercuten mañana a todos, los atendamos o los ignoramos. Optemos por atenderlos.
    Otro abrazo.

    ResponderEliminar