Seguidores

lunes, 3 de septiembre de 2012

Al condenado en campos de concentración

A Varlam Shalamov

 Esa gris mirada
perdida en el pasado
me habla del frío estepario.
De negras cadenas
sobre la negra tierra
sepultando historias negras.
Contando los huesos
que debías sepultar
sabías cuantos quedaban.
Renacías siempre
a fuerza de ideales
soñando un bocado de pan.
A fuerza de palas
de carretillas viejas
demoliendo piedra a piedra.
Resurgió tu vida
con frío en los huesos
hasta la sepultura.
Ignorado el hombre
mancillado espíritu
resucitabas el odio.
Siempre los odios
calentando sangres
sobreviviendo la muerte.
La historia te debe
igual que a tantos otros
el postrer gran homenaje.

Pero eso...
eso es otra historia.




7 comentarios:

  1. Amiga Aguamarina; amargas remembranzas bien descritas en tu poema.
    Un afectuoso saludo

    ResponderEliminar
  2. Gracias José M. por dejar tu comentario. La memoria es necesaria... aunque sea en unos cortos y tristes versos.

    Te saludo con todo afecto

    ResponderEliminar
  3. Una terrible experiencia nos traes con tu poema,Aguamarina.Pocas cosas hay que denigren más a un hombre que la falta de libertad.Lo has expresado muy bien.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Que tristeza poeta, una mirada de infinita pena.Como el ser humano puede llegar a ser tan cruel no puedo entenderlo luego venís vos con tu ternura y me vuelvo a reconciliar con el mundo, un abrazo Aguamarina, como siempre amiga.

    ResponderEliminar
  5. Gracias Jerónimo por leer y dejar tu pensamiento.

    Mi abrazo poeta!

    ResponderEliminar
  6. mi querida Lyliam, una de las tantas sombras... mas como contrapartida existen luces para equilibrar. Pero necesitamos más amor, más poesía, más estrellitas en los ojos de las personas.

    Gracias amiga por estar

    un abrazo!

    ResponderEliminar
  7. Gracias por dejar tu huella en mi blog! un gusto llegar hasta aquí!
    Un cariñoso abrazo y buena semana!

    ResponderEliminar