Seguidores

sábado, 14 de abril de 2018

Aquí
desde la orilla
naufragando sueños
cierro los ojos
despojados de anhelos
para ser tan solo una noche
la musa de tus sueños.


jueves, 12 de abril de 2018

Nostalgias de mujer

Andando fui por caminos
que creí no conocer,
la vista sobre el destino
retorno desde mi ayer.
Al partir dejé una vida
al volver también perdí...
la aventura concebida
del mundo allá en el fin.
En el camino hacia el norte
no volví la vista atrás
con emoción, sentimientos
que no olvidaré jamás.
Al partir siempre se muere
volver es partir otra vez
y en esas muertes pequeñas
perdí lo que me hizo feliz.








Sobre los caminos

No hay caminos, no hay senderos, 
como estelas en el mar
ilusiones de un momento
que nunca podrás tocar.
Una alondra cruza a vuelo
dorados campos, trigal
pero nunca nunca podremos
su raudo vuelo tocar.
Así voy por el camino
a veces dejando huellas
otras veces sin pisar
pero dejo en cada paso
lo mejor que pude dar:
 siempre amando y amando
porque nací para amar.

domingo, 12 de octubre de 2014

Inimputable
(Soneto incorrecto)

Quien esgrimió el puñal no se arrepiente
la herida que causó no le interesa
su goce fue asestar, aún de espaldas
un golpe abrumador, funesta hazaña.

Cebado cual un perro busca sangre
donde saciar la sed -macabra suerte-
atrapado en la rueda del destino
la salida final no la presiente.

Condenado al absurdo es como Sísifo
inútil su escalar hacia una cima
para volver a andar tras su miseria.

Quien esgrimió el puñal no se arrepiente
-inimputable es-  un alienado
vano en su astucia, hiriendo vivirá.
Vendedor de ilusiones

¡Sueños, baratijas vendo!
¡Esperanzas de colores,
utopías las mejores
para las almas... atuendo!

El mercader de ilusiones
voz en alto pregonaba
-con palabras que adornaba-
fruslerías por sermones.

Con embeleso mayor
la dulce joven leía
una tierna poesía
¡Era un milagro de amor!

Entre el afán y el contento
y al sentirse ilusionada
se imaginó ya casada
-turbado su entendimiento-.

Espejismos e ideales
animaron su quimera
hasta que fue prisionera
del más triste de los males.

Esperó noche tras noche
destejida en su desvelo
pugnando en el desconsuelo
que propiciara el fantoche.

Una lágrima furtiva
empañó sus dulces ojos
y despojada de enojos
escribió fatal misiva:

"Incontables fantasías
señor, supo usted vender,
mucho tuve que perder
por sus promesas sombrías.

Mas al andar los caminos
y la vida dé sus frutos
usted vestirá los lutos
de sus embustes cretinos,

Mientras yo triste princesa
de un fantasmal sueño de hada
guardaré como sagrada
mi fiel y final promesa:

Suyo fue y será mi amor,
sin importar las falacias
despertó usted mil audacias
que habitaban mi interior.

Aprendí que conocer
al hombre en su magnitud
le dio a mi ser plenitud
convirtiéndome en Mujer.

Mientras usted solo y triste
como un viejo mercader
nada tendrá que perder
pues su vida ha sido un chiste".
Los besos que no te di

Ahoga tu boca al viento
los besos que no te di
letanías de un pasado
amor que aún vive en mí.

Frente a otro mar otro enero
la certeza comprendí
fuiste brújula y camino
y en tus brazos me perdí.

Era la noche cuajada
de ilusiones un edén
sin mañanas sin ayeres
sin apegos ni desdén.

Hicimos de noche un día.
Carpe Diem. Eternidad.
Amor que nunca termina
amor que no tiene edad.

Añora el beso tu boca
para sentir completud
de tan castos fuimos parias
perdidos por la virtud.

Busca mi boca en el viento
los besos que no te di...
los besos de aquella boca
que fuera mía un abril.

aguamarina
A veces las ausencias son tan necesarias que uno no atina a preguntarse cuánto tiempo ha? Simplemente ha...

jueves, 30 de enero de 2014




La casa de cóndor.

Su refugio el cóndor busca
en fríos andes del sur
en las cimas que son suyas
encuentra su plenitud.
Vuela el ave porque es libre
y anidando en la quietud
halla la paz que redime
en la sublime altitud.
Mansa anida en altas cuevas
en monógama actitud.

Nace el pichón en alturas
y en la altura aprenderá
las que serán las conductas
de la enseñanza ancestral
que sus padres macho y hembra
en dos años le darán
hasta que en vuelo inicial
despliegue amplias sus alas
y vaya en busca del sino
que la vida le ha de dar.

Mensajero de los Dioses
de los andes ,colosal
ave sagrada del reino
de arriba, wasi kuntur.

aguamarina

Como es arriba es abajo


Camino a casa

Entre peñascos, bosques, ríos y correntosos
bajo nubes de invierno
con el viento a mis espaldas
impulsándome
recorro el camino a casa

sé que me esperan los brazos de nuestro padre
abiertos en cruz

con el auxilio del amor los riscos son menos escarpados
la nieve de los tiempos menos fría
el horizonte es más cercano
el descanso prometedor

entretanto miro el atardecer
detrás de mí, delante de mí
allí donde dirijo la mirada veo el sol esconderse
llamaradas de bermellón tiñen mi cielo
mis ojos
mi razón

sé y me sé

por eso continúo caminando
sin morrales ni remembranzas
sin ataduras ni promesas

vuelvo feliz
sin fracasos ni deudas
libre de cadenas o condenas
vacía de remordimientos
sola

Abrazo la vida mientras la lluvia borra mis huellas
volteo mi cara al cielo
siento que billones de estrellas me auxilian
deslizándose camino abajo
hasta llegar a mi pecho
donde una flor se abre
buscando la luz

la noche me envuelve  el camino es oscuro
sosiego silencio quietud
delante de mí detrás de mí
en mí

recostada en las alas de las tinieblas me entrego
al sueño expiatorio
descanso

me espera un largo camino
inventaré mis propios soles
crearé mis amaneceres y conquistaré las cimas más escabrosas

venceré el embaucamiento de la autocompasión
-corrupción sin escrúpulos de los tibios-

merecedora de la gloria
alargaré los brazos
para sentirme merecedora
de la infinitud del universo.
aguamarina


Dolor

Hay un dolor que se instala sin anunciarse
que rasga la piel
dejando escapar el alma por entre las hilachas

y uno se pregunta
cómo se hace para no sentir
cómo para no recordar el pasado ni pensar el futuro
cómo para no ahogarse con el llanto contenido
ante la condena sin opción
al silencio no elegido del inocente

cómo no sucumbir
cómo no aullar de dolor

preguntas sin sentencia
palabras que huyen por entre las grietas de la soledad

mientras
la noche regala estrellas
que no puedo ver detrás de mis lágrimas.

aguamarina